Altos Tribunales

Acaba de ser procesado por sedición

El mayor Trapero intentará evitar la cárcel desvelando reuniones secretas donde se decidió la actuación de los Mossos

Aportará correos electrónicos que prueban encuentros del ex secretario de la policía autonómica con Junqueras, Jové y Salvadó

Trapero acude a declarar a la Audiencia Nacional
photo_cameraTrapero acude a declarar a la Audiencia Nacional

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela procesó el jueves a José Luis Trapero por sedición y pertenencia a organización criminal. La magistrada confirma al mayor de los Mossos como presunto autor de ambos hechos y allana el camino hacia el juicio por ambos delitos. Pero el que fuera máximo dirigente del cuerpo policial se guarda una baza.



Según ha podido saber El Confidencial Digital, Trapero se reserva pruebas que podrían exculparle de responsabilidad en la actuación de los Mossos el 20 y el 21 de septiembre y el 1-O.

El ex mayor de la policía catalana presentará a la juez correos electrónicos que acreditan la existencia de reuniones entre miembros de la cúpula de los Mossos y altos cargos de la Generalitat, reuniones en las que Trapero no participó.

Según ha recabado ECD, se trata de encuentros entre Oriol Junqueras, ex vicepresidente del Govern, y el ex secretario general de los Mossos, Cèsar Puig, igualmente procesado por un delito de sedición.

También habrían participado en dichas reuniones el ex número dos de Junqueras, Josep Maria Jové, y Lluís Salvadó, ex secretario de Hacienda.

Se tomaron decisiones al margen del mayor

Según ha podido saber este confidencial, Trapero prepara con su defensa la próxima declaración ante la juez y el Ministerio Fiscal, en la que detallará la naturaleza de dichas reuniones.

El ex mayor de los Mossos alegará que en dichos encuentros, Junqueras se valió de la confianza que tenía con Puig para acordar con él las directrices a transmitir a los agentes durante los días finales del procés, esto es, los días previos al referéndum y la propia jornada electoral.

Tras acordar estas directrices, Puig transmitió las órdenes saltándose al responsable último de las acciones de los Mossos, Trapero. El ex mayor justificará de esta manera que no es autor de los delitos de sedición y de organización criminal por la actitud que mantuvieron miembros del cuerpo los días clave de desconexión. 

El dispositivo del 1-O

Las fuentes consultadas sostienen que Trapero intentó que los Mossos lideraran la operación relativa al referéndum con las menores interferencias posibles del Estado.

Por ello, y debido a su no demasiado buena sintonía con el coronel de la Guardia Civil Pérez de los Cobos, designado por el Gobierno como coordinador del dispositivo del 1-O, las reuniones entre ambos mandos previas al día de la consulta reflejaron más diferencias que afinidades, según las mismas fuentes.

Sin embargo, el 1 de octubre Trapero se sintió “utilizado”, a la vista de la actitud de algunos agentes respecto al cierre de colegios, traslado de urnas, papeletas, etc.

Una vez imputado por un delito de sedición y tras declarar en varias ocasiones ante la juez de la Audiencia Nacional, Trapero ha decidido poner su defensa en manos de la penalista Olga Tubau.

Hasta la próxima comparecencia en sede judicial y una vez procesado, el ex alto mando de los Mossos recopila los correos que prueban la existencia de dichas para presentarlos como prueba ante la magistrada y evitar la cárcel.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?