Altos Tribunales

Comparece ante el instructor tras su fallida investidura

“Si Jordi Turull es investido president, el riesgo de reiteración delictiva es máximo”

Magistrados del Tribunal Supremo utilizan este argumento para mostrarse partidarios de que el juez Llarena ordene prisión provisional

Jordi-Turull-pleno-investidura_ECDIMA20180322_0014_21
photo_camera Jordi Turull, en el pleno de investidura.

Jordi Turull y otros 27 líderes independentistas comparecen este viernes ante el juez Llarena para que les comunique el auto de procesamiento. Nada más conocerse la citación, Roger Torrent convocó el pleno de investidura para hacer president a Turull, algo que no ha sido posible por la abstención de la CUP.

 

El futuro inmediato de Turull quedará marcado por la decisión que tome hoy el Supremo. Normalmente, el instructor comunica el procesamiento de los imputados mediante un auto. En algunos casos, las acusaciones, bien la Fiscalía o las acusaciones populares o particulares, solicitan que acudan los investigados. Entonces, se celebra una vistilla.

Una citación inusual

Es lo que va a ocurrir hoy, pero no a petición de los acusadores, sino del propio instructor, algo que en el entorno jurídico se califica de “insólito” y “raro”. Así lo ratifican los abogados de algunos de los citados a El Confidencial Digital. La explicación que dan es que el juez tiene intención de comunicar nuevas medidas cautelares a los procesados.

Se ha especulado con esta hipótesis especialmente en el caso de Turull. De hecho, el pleno de este jueves habría sido una maniobra de Roger Torrent para contraprogramar al juez Llarena: el presidente del Parlament convocó el pleno nada más conocer la citación del juez. Adelantando la investidura al día anterior a la comparecencia, pondría al juez en la tesitura de encarcelar a un president de la Generalitat recién nombrado por la Cámara.

No hay una decisión unánime

Sin embargo, el debate en el Supremo sobre las medidas cautelares que deben pesar sobre los imputados ha sido intenso. ECD ha podido saber en el Alto Tribunal no hay una opinión unánime sobre las medidas a tomar con los procesados.

Tampoco la hay en la propia Fiscalía General del Estado. Así se puso de manifiesto el martes, cuando el fiscal general, Julián Sánchez Melgar, hizo uso de su voto de calidad para solicitar al juez la libertad del ex conseller Forn. Los otros cuatro fiscales del 1-O, Consuelo Madrigal, Javier Zaragoza, Jaime Moreno y Fidel Cadena, no estaban de acuerdo.

No cambiar su situación

En el caso de Turull, quienes se mantienen en la opinión de que es preferible dejarle libre es la propia Fiscalía. Según ha recabado este confidencial, consideran más idóneo esperar a que se celebre el juicio del 1-O antes de ordenar el ingreso en prisión de más acusados.

En ese caso, Turull sería president de la Generalitat hasta el verano de 2019, fecha en que se calcula que habrá finalizado el juicio del referéndum.

La razón principal del Ministerio Público es el respeto a la presunción de inocencia que, a su juicio, es necesario pese a los indicios de criminalidad que pueda haber. Consideran excesivo mantener en prisión a unos acusados contra quienes no se ha celebrado juicio y por tanto, no hay sentencia condenatoria.

Además, explican, ya hay dos encarcelados en el proceso que aún no han tenido juicio, Oriol Junqueras y Joaquim Forn, y no es deseable dictar más prisiones preventivas.

Riesgo de reiteración delictiva

Por contra, algunos magistrados del Supremo consultados por este confidencial sostienen una opinión distinta. Al menos en lo que a Turull se refiere. Sostienen que, llegado el caso de que sea investido president de la Generalitat el sábado, existe una alta probabilidad de que cometa nuevos delitos.

Se trata, dicen, del riesgo de reiteración delictiva, algo que Llarena puede valorar como requisito para dictar prisión provisional sin fianza. De hecho, es el criterio más utilizado por los jueces instructores para ordenar esta medida cautelar, además del riesgo de fuga.

Junqueras, Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart continúan en prisión precisamente por estos motivos: los magistrados entienden que, de quedar libres, volverían a cometer los mismos actos por los que están siendo investigados. En el caso de Turull, por presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación cuando estaba al frente de la conselleria de Presidencia.

Aportan un ejemplo: una vez en libertad tras pasar cuatro días en la cárcel, Llarena retiró el pasaporte a Rull y a Turull, además de obligarles a pagar una fianza de 100.00 euros a cada uno. Pues bien, a los pocos días, Turull acudió a una oficina de la Policía a renovar el citado documento. Allí, le explicaron que no era posible y le valió un reproche del juez.

Reuniones hasta altas horas de la madrugada

Según ha podido saber ECD, los fiscales encargados del caso llevan varios días reunidos hasta altas horas de la madrugada discutiendo sobre la actitud a adoptar frente a los procesados.

Algo parecido ha ocurrido en el Supremo: los magistrados permanecieron el miércoles reunidos hasta las tres de la mañana. Aunque fuentes cercanas al tribunal explican que se trataron más asuntos, además del 1-O, lo cierto es que pasaron parte del tiempo discutiendo qué decisión tomar. Ahora, la última palabra la tiene el juez Llarena.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?