Altos Tribunales

El sustituto de Marchena en el juicio del 1-O participó en el caso Sogecable

Andrés Martínez Arrieta votó en contra del indulto al juez Gómez de Liaño, acusado por Polanco de prevaricación. El magistrado se acababa de casar con su ex mujer

Andrés Martínez Arrieta.
photo_cameraAndrés Martínez Arrieta.

El anuncio del nombramiento de Manuel Marchena como presidente del TS supone de facto su salida del tribunal que juzgará a los líderes independentistas por el referéndum del 1-O.

Su puesto será ocupado por el magistrado del tribunal más antiguo en el escalafón, Andrés Martínez Arrieta. A su vez, el hueco que éste deja libre en la Sala lo ocupará Susana Polo, recién llegada al Tribunal Supremo.

Un juez precoz

El ascenso de Martínez Arrieta (Logroño, 1955) fue meteórico. Con 25 años, en 1980, fue nombrado vocal del CGPJ. Estuvo destinado en Vitoria junto a su entonces mujer, la fiscal Dolores Márquez de Prado. Se habían casado en 1979, con 24 años.

Más tarde, fue designado titular del juzgado de instrucción número 11 de Madrid. En él, investigó el incendio de Almacenes Arias, en el que murieron diez bomberos, y el caso Nani, un delincuente que falleció en la comisaría de Sol durante un interrogatorio.

En 1989, fue nombrado miembro del gabinete técnico del Tribunal Supremo. Allí permaneció hasta 1998, cuando llegó a la Sala de lo Penal con 43 años, el magistrado más joven en alcanzar una Sala del Alto Tribunal.

En estos destinos se labró la amistad de Carlos Granados, nombrado fiscal general del Estado en el último mandato de Felipe González. Martínez Arrieta y él fundaron la asociación judicial Francisco de Vitoria, de carácter conservador. En el Supremo conoció a José Antonio Martín Pallín, de quien también se hizo amigo.

Gómez de Liaño y el caso Sogecable

Su relación con el caso Sogecable fue circunstancial. En 1993, Martínez Arrieta y Márquez de Prado se separaron. Al poco tiempo, ella empezó a salir con el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez de Liaño.

Éste asumió en 1997 varias denuncias contra el presidente de Prisa, Jesús Polanco. Gómez de Liaño llegó a procesar a todo el Consejo de Administración del grupo por un delito de apropiación indebida. En 1998, Polanco le denunció, acusándole de prevaricación. El Supremo le condenó en noviembre de 1999 a 15 años de inhabilitación.

En diciembre del 2000, con José María Aznar en La Moncloa, el Gobierno se decidió a concederle el indulto. El paso previo para su aplicación es que el tribunal sancionador revise la condena.

El indulto

En este punto entra en escena Martínez Arrieta. Era miembro de la Sala de lo Penal, pero Gómez de Liaño dio por hecho que se abstendría en la votación por su antigua relación con Márquez de Prado, la nueva esposa de Liaño.

Es más, ex marido y ex mujer mantenían un pleito por la pensión de los hijos, un dato más para que Martínez Arrieta se abstuviera de intervenir en la revisión del indulto. Sin embargo, contra todo pronóstico, el magistrado finalmente votó, y lo hizo en contra de conceder la medida de gracia a Gómez de Liaño.

Tras unos meses, el Gobierno aplicó el indulto y el CGPJ readmitió a Liaño en 2003, pero el juez no ha vuelto a ejercer, sino que se ha dedicado a la abogacía. En julio de 2008, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a España a pagar 5.000 euros a Liaño al considerar que no había tenido un juicio imparcial.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?