Fiscales

Bélgica condecora a una fiscal española pese a los roces por las extradiciones de Puigdemont y otros huidos

La jefa de la Fiscalía Especial Antidroga, Rosa Ana Morán, ha sido distinguida con la Orden de la Corona

Ana Morán
photo_camera Ana Morán

La Fiscal de Sala, Rosa Ana Morán, ha recibido la distinción Commandeur de l’Ordre de la Couronne, uno de los más altos honores concedidos por el Rey de Bélgica, de manos del embajador belga en España Gerard Cockx.

Morán ha estado acompañada por compañeros/as fiscales, además de magistrados/as y familiares. El Fiscal Federal de Bélgica, Frederic Van Leeuw, ha asistido al acto celebrado en la residencia del Embajador de Bélgica en Madrid.

En su discurso en francés, la Fiscal de Sala ha agradecido este reconocimiento que ha recogido en nombre de sus compañeros/as, ya que no se entiende la labor del fiscal sin equipo, ha dicho. Además, ha puesto en valor la necesidad de trabajar sin fronteras y la importancia que tienen los mecanismos de cooperación para las relaciones internacionales y para la paz entre los distintos países.

Labor internacional 

El embajador ha destacado el apoyo de la Fiscal de Sala en las numerosas investigaciones judiciales emitidas por Bélgica. Gerard Cockx ha señalado su singular saber hacer, su labor como directora de la red de fiscales especialistas en cooperación internacional, sus redes profesionales en todo el mundo y su perfecto conocimiento de la legislación internacional que la convierten en una figura clave de la justicia española. 

Asimismo, ha recordado la buena relación que mantiene desde hace años con sus homólogos belgas en la Fiscalía Federal y con los magistrados del país.

La Orden de la Corona es la segunda orden del Reino de Bélgica establecida en 1897 por el Rey Leopoldo II. Se otorga por los servicios prestados al Estado belga, especialmente por el servicio meritorio en el servicio público.

También se otorga a ciudadanos/as extranjeros/as y personal diplomático y militar con destacadas trayectorias profesionales.

Guerra judicial

El Gobierno español aseguraba en 2019 que una eventual negativa de las autoridades belgas a extraditar a España al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, prófugo de la justicia española desde el 2017, que no quedaría "sin consecuencias".

"Sin consecuencias eso no quedará. De qué tipo exacto y de qué grado, veremos", afirmó el secretario de Estado español para la Unión Europea (UE), Marco Aguiriano, en una entrevista. 

El Tribunal Supremo español reactivó el 14 de septiembre de 2019 una orden europea de detención y entrega del exgobernante independentista por los delitos de sedición y malversación. 

En ese sentido, ambos países han tenido continuas tensiones por no colaborar en la detención de dichos políticos.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes