Fiscales

Balance de la Fiscalía de Galicia: crecen un 12% los delitos contra la integridad física

La memoria de 2021 indica que este tipo de infracciones son más habituales en los casos que se siguen en tribunales

Fiscal Superior de Galicia
photo_camera Fiscal Superior de Galicia

El Fiscal Superior de Galicia, Fernando Suanzes, ha comparecido en la Comisión de Administración General, Justicia e Interior del Parlamento de Galicia, para presentar la Memoria 2021 de la Fiscalía Superior de Galicia, que aborda pormenorizadamente las actuaciones penales del año pasado. Una comparecencia que llega tras la entrega de la Memoria al presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Ángel Santalices, el pasado mes de octubre.

La Memoria de la Fiscalía Superior de Galicia indica un claro repunte de la actividad procesal, tanto en trámites iniciados como tramitados, respecto al descenso registrado en 2020. Tras los momentos más duros de la pandemia del coronavirus, el ejercicio 2021 ya muestra signos de recuperación de la actividad judicial y fiscal.

A partir de los datos extraídos del informe, en 2021 se tramitaron en los juzgados gallegos un total de 137.680 asuntos, un 8,89% más que en 2020, de los que se finalizaron 101.678, un 15,55% más. Así, a cierre de año había 36.002 trámites pendientes, 2.447 menos que el año anterior, con un descenso del 6,36%.

En cuanto a las calificaciones fiscales, experimentaron un notable incremento del 20,28%, situándose en 14.112, cifra similar a las 14.212 registradas en 2019.

La evolución de la delincuencia en Galicia muestra una cifra global de más de 86.930 delitos iniciados en los diferentes juzgados, lo que supone un aumento del 15,10%, que se corresponde con el incremento de la actividad judicial, debido al inicio de la superación de la situación de pandemia.

Los delitos contra la integridad física continúan siendo los más demandados ante los tribunales. Fueron 22.905, un 12,65% más que el año anterior. Este grupo delictivo sigue siendo el más representativo cuantitativamente, con un porcentaje del 26,35% del total de delitos cometidos. 

En 2021 se registraron 18 casos de homicidio doloso o asesinato consumado, 7 más que el año anterior. Uno de esos asesinatos fue un caso de violencia de género.

Los niveles de delitos contra la libertad sexual siguen siendo preocupantes por su gravedad. El año pasado, la cifra total de este tipo de delitos se situó en 1.614 en los diferentes juzgados de Galicia, con un incremento interanual del 14,18%, frente al destacado descenso del 34,05% del año anterior.

Dos tercios de estos delitos se corresponden con el subgrupo de agresiones y abusos sexuales (para adultos), que tuvo un incremento del 33,17%. Destaca el delito de abuso sexual (sin acceso carnal), con un aumento del 30,09% y un porcentaje de más de la mitad del subgrupo; y agresión sexual (sin acceso carnal), con un elevado incremento del 41,74%.

En cuanto a la violencia machista, frente al descenso del 7,6% registrado en 2020, el pasado año se produjo un ligero aumento de denuncias del 2,66%, con un total de 6.259 realizadas.

Según las estadísticas fiscales, en 2021 se iniciaron un total de 6.777 procesos penales por violencia de género con un incremento interanual del 6,11%. Así, cada día se inician en los juzgados gallegos 18,57 nuevos procesos penales por violencia contra la mujer.

Una realidad que ocupa gran parte del trabajo de los fiscales, dado que el 20,06% de la actividad fiscalizadora se concentra en casos de esta violencia. A saber, maltrato ocasional (40,76%), incumplimiento de medida/pena cautelar (22,64%), maltrato habitual (14,91%) o amenazas (8,02%); cuando no, tristemente, de asesinatos.

Esta “forma intolerable de delincuencia que debemos seguir afrontando sin titubeos” se cobró la vida de una mujer en 2021 (2 menos que el año anterior), mientras que el número de víctimas ascendió a 6.219, con un ligero incremento interanual de 2,40%.

“No podemos bajar la guardia en la violencia machista, como tampoco lo hacemos, ni lo haremos, con los llamados delitos de odio” apunta el Fiscal Superior de Galícia. En este contexto, se detalla en la Memoria cómo un joven de 24 años perdió la vida tras recibir una brutal paliza, en A Coruña, en uno de los lugares más emblemáticos de esta ciudad. Un caso de violencia brutal y desmedida, aún en los juzgados, que siempre recordaremos. Los delitos de odio cometidos en Galicia en 2021 fueron 15, un 7% más. Cuatro calificados, lo que representa un aumento del 300%.

Los delitos informáticos, asociados a las nuevas tecnologías, constituyen en la actualidad la más grave amenaza al derecho a la intimidad de las personas, además de ser un instrumento de sofisticadas acciones delictivas.

Este ciberdelito se define a través de varias características específicas como su facilidad de comisión, el posible carácter transfronterizo, las dificultades en su prevención, investigación y represión, el alto grado de impunidad y, en los casos más graves, la potencial producción de daños tecnológicos y economías de gran magnitud.

Destaca especialmente la incidencia de las TIC en determinados ámbitos delictivos, incluso de forma interrelacionada, como los delitos patrimoniales y socioeconómicos, los delitos contra la libertad personal (insultos, calumnias, amenazas), los delitos de odio y la discriminación de colectivos vulnerables (mujeres, LGTBI, menores, mayores de edad, menores, discapacitados, extranjeros, etc.), o delitos cometidos por menores a través de las redes informáticas (ciberacoso, violencia de género).

Sin olvidar el uso de las TIC como instrumento delictivo por parte de grupos y organizaciones criminales (tráfico de drogas, armas o seres humanos, ciberterrorismo, etc.). En 2021 se iniciaron un total de 2.101 procesos judiciales por delitos informáticos, con un incremento interanual del 93,64%.

Mención aparte merecen los delitos de estafa, que fueron 1.784 en 2021 y suponen un elevadísimo 84,91% del total de delitos cometidos, con un incremento interanual del 87,17% (135% el año anterior).

Es evidente que la estafa informática, la "estrella del ciberdelito", "se reinventa cada día, a pesar de las advertencias y recomendaciones de los expertos de no abrir archivos, ni pinchar en enlaces, ni dar nunca el número de cuenta ni el PIN de la tarjeta”.

Los delitos informáticos cometidos contra la libertad sexual ascienden a 134, con un incremento interanual del 65,43%. Los referidos a pornografía infantil o a personas con discapacidad cometidos a través de las TIC crecieron un 66,66%; el 50% por delitos de acoso contra menores de 16 años; y el 61,11% los demás delitos contra la libertad sexual cometidos a través de las TIC.

“Para todo ello tenemos que implementar métodos de investigación avanzados, formar personal más especializado y asegurar una adaptación constante de la legislación penal a un panorama delictivo dinámico que cambia día a día”, ha asegurado Fernando Suanzes.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes