Legislación

Los catalanes, confundidos sobre la legalidad de los lazos amarillos y su retirada

Crecen las consultas a despachos de abogados sobre si pueden ser castigados por colocar o retirar de la vía pública los símbolos independentistas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
photo_camera Lazos amarillos en el Parque de la Ciudadela (Barcelona).

Según ha podido saber Confidencial Judicial, las agresiones a una mujer y a un anciano por criticar al independentismo han sembrado aún más inquietud entre los catalanes y los residentes en la comunidad autónoma.

Las víctimas son una militante de Ciudadanos, rusa de origen, que retiraba lazos amarillos cuando paseaba por las inmediaciones del Parque de la Ciudadela de Barcelona junto a su marido y sus tres hijos. Un hombre la increpó y le asestó un puñetazo que la tiró al suelo, le rompió el tabique nasal y le provocó la hinchazón de un ojo. Ha tenido que ser hospitalizada.

El segundo agredido es un hombre de 75 años que paseaba junto a su nieto por la playa de Mitga Galta, en Oliva (Alicante). Al pasar cerca del recinto donde se celebraba el festival de música Figatell Sound, se cruzaron con un grupo de jóvenes que portaban una pancarta de apoyo a los “presos políticos catalanes”, según la versión de la víctima.

Al recriminarles con las palabras “eso es una mierda y no toca”, los aludidos le lanzaron un vaso primero y pasaron a golpearle después en presencia de su nieto. Tras varios puñetazos, huyeron y el hombre, con una brecha en la cabeza, fue atendido por la Cruz Roja. La Guardia Civil investiga los hechos.

Se trata de las dos primeras agresiones físicas que se han producido a raíz de la creciente división que ha aumentado no sólo en Cataluña tras el referéndum de independencia y el encarcelamiento de los ex consellers y que no alcanza sólo a los políticos, sino a la sociedad en general.

“¿Me puede pasar algo?”

Según ha podido saber ECJ, los abogados catalanes registran desde hace días una demanda novedosa: consultas sobre las consecuencias legales de colocar o retirar símbolos independentistas; en especial, lazos amarillos.

 “¿Me pueden detener o pasarme algo si me pillan quitándolos?”, es la pregunta con la que sorprenden a los letrados. El verbo ‘quitar’ se puede cambiar por ‘poner’, ya que según las fuentes consultadas, las dudas llegan tanto de independentistas como de constitucionalistas.

Los despachos les informan según las últimas declaraciones de la fiscal general del Estado, María José Segarra, que negó la existencia de delito tanto en la retirada de símbolos que reclaman la republica catalana como en su puesta en la vía pública.

Actuaciones de los Mossos y la Fiscalía

Según afirman las mismas fuentes a este confidencial, las consultas se producen desde que los Mossos d’Esquadra han comenzado a identificar a quienes retiran lazos amarillos de las calles: así ha ocurrido tanto en Nova, Tivissa y Vandellós (Tarragona), donde ficharon a catorce personas, como en la localidad tarraconense de L’Ametlla de Mar, en la que denunciaron a ocho individuos; uno de ellos, el periodista de El Mundo Arcadi Espada.

Tras este segundo incidente, el teniente fiscal de Cataluña, Pedro Ariche, ha iniciado diligencias contra los Mossos tras una denuncia de la asociación Impulso Ciudadano, liderada por el ex diputado de Ciudadanos José Domingo.

El pasado jueves, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, envió una carta al president de la Generalitat, Quim Torra, emplazándole a celebrar una Junta de Seguridad catalana entre el 3 y el 7 de septiembre, reuniones en las que participa el Ministerio, y a incluir en el orden del día la detención de personas que retiran lazos amarillos de las calles.

El Govern ha respondido este lunes a la misiva: el conseller del Interior, Miquel Buch, se ha negado a acceder a la petición de Marlaska porque garantizar la convivencia y orden público en Cataluña es “competencia exclusiva de la Generalitat”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?