Legislación

Cinco años de prisión a un hombre que intentó matar a un compañero testigo de Jehová

Le atacó con un cuchillo tras decirle "me siento como Caín"

Audiencia Provincial de Castellón
photo_cameraAudiencia Provincial de Castellón

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a cinco años de prisión como autor de un delito de homicidio en grado de tentativa a un hombre que intentó matar con un cuchillo de 17 centímetros de hoja a un compañero con el que compartía grupo religioso en Alcora (Castellón).

La Sala le ha impuesto una indemnización de cerca de 20.000 euros por los días que tardó en curar de las lesiones que sufrió, los daños morales y los desperfectos sufridos en la vivienda de la víctima, donde se produjo el ataque. El condenado no podrá acercarse ni comunicarse con el perjudicado durante cinco años.

Agresor y víctima, testigos de Jehová

Los dos hombres pertenecían a una congregación de Testigos de Jehová de Alcora, cuyos responsables habían encargado a la víctima que ayudara al condenado, quien acababa de llegar a la comunidad. Por ello iniciaron una relación de amistad que se enfrió cuando quedó manifiesta la homosexualidad del agresor, circunstancia mal vista entre los miembros de la comunidad a la que pertenecían.

El 26 de noviembre de 2017, después de que ambos asistieran a un servicio religioso en su localidad, el condenado fue a casa de la víctima, a quien había pedido el favor de que le llevara en coche hasta Villareal.

Una vez en el domicilio, el agresor sacó un cuchillo de 17 centímetros de hoja que llevaba camuflado en el interior de la gabardina y se lo intentó clavar en el pecho a su compañero después de decirle “me siento como Caín”.

La víctima agarró con la mano la hoja del cuchillo e intentó defenderse. Ambos forcejearon hasta que llegaron a la cocina de la casa, donde el agresor le golpeó con una olla y con una botella de vino. En un momento de la pelea, el perjudicado consiguió salir a la galería de la casa, desde donde se tiró de cabeza a la terraza de los vecinos del piso de abajo.

Como consecuencia de la agresión, la víctima sufrió múltiples heridas en la cabeza y la cara, se rompió un dedo de la mano derecha y se lesionó tres tendones, de los que tuvo que ser operado. Tardó un total de 288 días en curarse.

 La sentencia no es firme y puede recurrirse ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes