Pleitos

El ex presidente de UMESA, a juicio por estafa agravada y delito societario

Les acusa de engañar a los socios y obligarles a formar escrituras de deuda por valor de un millón de euros en lugar de convocar concurso de acreedores

Audiencia de Cuenca.
photo_cameraAudiencia de Cuenca.

El juzgado de instrucción número 3 de Cuenca ha dictado auto de apertura de juicio oral frente al ex presidente de Unión Mercantil de Electrodomésticos (UMESA), Juan Carlos Rumbero, a un trabajador de la empresa, Manuel Marfil, y la propia empresa.

Las acusaciones particulares, ejercidas por los abogados José Manuel Chinchilla Alvargonzález, Sergio Nuño Díez de la Lastra Martínez y José Alberto Blanco Díez de la Lastra, así como la Fiscalía Provincial, solicitan que se les impongan a los acusados penas que oscilan desde los 9 meses hasta los 6 años de prisión por delitos de estafa agravada y delito societario.

El juzgado ha impuesto a los acusados una fianza de 166.185€ para asegurar las posibles responsabilidades.

La Audiencia Provincial de Cuenca señalará el inicio de las sesiones de juicio en los próximos días.

Hechos denunciados

Los socios de la empresa familiar Diselect Cuenca SL y sus familiares directos gravaron todo su patrimonio empresarial y personal para hacer frente a las deudas que la empresa mantenía con la matriz UMESA.

Marfil fue administrador de Diselect Cuenca SL mientras simultaneaba su cargo como administrador de otras sociedades competidoras y como trabajador también de UMESA.

Según el auto, Marfil, siguiendo instrucciones de Rumbero, realizó una infructuosa gestión de la sociedad, llenándola de cuantiosas deudas imposibles de asumir por los socios.

En lugar de presentar concurso de acreedores, decidió engañar a los socios y sus familiares ocultándoles la situación de la empresa y obligándoles a firmar diversas escrituras de reconocimiento de deuda y financiación con el aval personal de todo el patrimonio familiar.

En total se firmaron reconocimientos de deuda ficticios en favor de UMESA por más de un millón de euros. Ello desembocó en distintos procedimientos judiciales en los que se intentaron embargar todos los bienes familiares.

El fin que perseguían los acusados era el de subsanar y conseguir financiación para UMESA, pero cargándola en las empresas distribuidoras de toda España de la que dependían, ya que la empresa era su único proveedor, controlando su órgano de administración colocando a trabajadores de la propia UMESA para el control de las cuentas de las empresas dependientes.

Quiebra de UMESA

A mediados de 2013, UMESA, vinculada entonces con Fadesa-Expert, presentó concurso de acreedores con un pasivo de más de 30 millones de euros.

La empresa abastecía de productos electrodomésticos a tiendas de Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Galicia, Asturias y Extremadura desde cinco plataformas logísticas. Su volumen de facturación fue de 54 millones en 2012.

La Fiscalía detectí posibles irregularidades contables en la empresa hasta el año 2013 y responsabilizaron a Rumbero, a la secretaria y consejera delegada, Lourdes de Vicente, y a cuatro vocales, Francisco Arribas, Santiago de León, Jorge Ledo y Nicolás Tome, de maquillar las cuentas en el momento de presentar el concurso de acreedores y no haberlo hecho desde el 2010, año en el que la situación de UMESA era ya insostenible.

 
Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable