Puños y Puñetas

Puño al hombre que colocó cámaras en los baños de mujeres en su empresa

Cámara de seguridad
photo_cameraCámara de seguridad

Una trabajadora de Konecta Valladolid descubrió por accidente que había una cámara de vídeovigilancia instalada en el servicio de su centro de trabajo.  La empleada lo denunció a sus superiores y fueron los informáticos de la empresa quienes comprobaron que la cámara tenía una tarjeta micro-SD y que estaba grabando en ese momento.

La Policía Nacional detuvo a uno de los empleados, de 51 años, como responsable de los hechos. Después de tomarle declaración fue puesto en libertad aunque con la prohibición de que se acerque a la empresa.

La Confederación General del Trabajo (CGT) ha anunciado, a través de un comunicado de la Sección Sindical de Konecta en Valladolid, que tomará medidas legales.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?