Sentencias

La Audiencia Nacional cierra la pieza del caso iDental dedicada a los delitos económicos

El juez José de la Mata se centrará en los delitos de lesiones contra la salud pública

iDental4
photo_cameraiDental4

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha llamado a declarar a 35 personas por las presuntas estafas de las clínicas iDental. Con este procedimiento, el magistrado concluirá la pieza dedicada a los delitos económicos. 

En concreto, el auto ha apuntado a una organización dedicada a obtener financiación de Bankia para invertir en empresas y enriquecerse con los préstamos obtenidos en perjuicio del inversor. 

El magistrado ha dividido el caso de las clínicas iDental en dos organizaciones que han desarrollado distintas actividades delictivas. La primera constituyó el Grupo iDental, así como toda la estructura societaria derivada y lo puso en marcha.

La segunda, durante años, según el magistrado, desarrolló una estructura societaria que recaudó una importante financiación de la entidad Bankia para su inversión en seis sociedades distintas. Los fondos desembolsados ascendieron a 54 millones de euros. 

Delitos de lesiones contra la salud pública 

Solucionado esta parte del juicio, quedan los delitos de lesiones contra la salud pública cometidos, supuestamente, por los investigados en los tratamientos odontológicos de iDental. 

El auto explica que la estrategia fraudulenta consistía en ofrecer servicios odontológicos “sofisticados y de alta calidad a precios irrisorios”, con “pleno conocimiento” de la incapacidad del grupo para proporcionar los servicios comprometidos. Una vez captado el cliente se le presionaba de forma muy agresiva para hacerle firmar los presupuestos y los correlativos créditos al consumo. 

El magistrado relata que un número masivo de tratamientos quedaron inacabados, fueron defectuosos y, en muchos casos produjeron alergias e intolerancias y, en otros, lesiones. 

Gran cantidad de pacientes, prosigue el instructor, fueron atendidos con nula o baja experiencia por lo que sufrieron lesiones causadas por una mala praxis y un mal asesoramiento. Por ejemplo, en casos de intervenciones quirúrgicas, nadie les recomendó que debían tomar antibióticos para prevenir posibles infecciones posteriores.

A ello el juez añade la limitada calidad de los productos utilizados y la poca y deficiente higiene del material utilizado. También detalla lesiones como perforación de tabique nasal, del tímpano, fractura de mandíbula, extracciones de piezas sanas, o infecciones y/o alergias por los materiales utilizados, por lo que los afectados tuvieron que ser atendidos por médicos de medicina general para subsanar o paliar las lesiones y secuelas.

En el contrato que firmaba el cliente con iDental existía una cláusula por la que si realizaba una devolución del tratamiento, tendría que pagarlo a precio de mercado, es decir, con el valor del primer precio, que “se daba inflado”. Asimismo, no daba opción a cancelar los tratamientos. De este modo, señala el instructor, “se dejaba atrapado al paciente, que se veía obligado a continuar con los pagos del crédito”.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?