Sentencias

La Audiencia Nacional rechaza el recurso que pedía 120.000 euros por daños morales que no se explicaron

Los demandantes denunciaron por filtraciones a la prensa sobre el aval hipotecario para que saliera un preso del que ellos mismos se mostraron orgullosos

Audiencia
photo_camera Audiencia

La Audiencia Nacional ha rechazado un recurso contra la Administración por el que los demandantes pedían 120.000 euros por daños morales, sin especificar la base de los mismos. 

La reclamación se inicia a raíz de las medidas tomadas tras unas diligencias previas respecto de un tercero, por el que se decretaba su libertad provisional bajo fianza de 300.000 euros. Trascendió a la opinión pública la presentación de un aval hipotecario, el informe del Ministerio Fiscal en cuanto a su no aceptación y el auto judicial que lo inadmitió. 

Denuncian que hubo filtraciones y que estas han de imputarse necesariamente a funcionarios del Juzgado Instructor y a la Fiscalía. Según los dos recurrentes se producen dos grupos de filtraciones: un primero relacionado con el aval hipotecario y el escrito de solicitud de libertad del investigado; uy uno segundo sobre la filtración del Informe del Ministerio Fiscal y el auto del Juzgado.

La Audiencia Nacional sobre el funcionamiento anormal de la Administración de Justicia

Si bien en la sentencia de la Audiencia a la que ha tenido acceso Confidencial Judicial no se niega un anormal funcionamiento de la justicia se concluye que es necesario acreditar daños y/o perjuicios, materiales y/o morales relacionados con el funcionamiento anormal constatado. 

Finalmente, se desestima el recurso argumentando que no consta que las actuaciones judiciales estuvieran declaradas secretas o reservadas, no se comprometió el derecho a un juicio justo e imparcial, tampoco había nada que impidiera que la información fuera pública y publicada. 

Además, la información que trascendió no está cuestionada en su interés público, además fue veraz y contrastada. Por otra parte, los recurrentes confirmaron tal información y se mostraron orgullosos reivindicando su labora en las actuaciones concernientes a la pieza de situación penal. 

Tampoco denunciaron las que defienden como filtraciones para poder averiguar su origen. 

Finalmente, los daños morales, por muy subjetivos que sean, no quedan idefectiblemente establecidos en su existencia y alcance. No sse aportó nada para justificar su existencia ni la cantidad reclamada y siendo que ni siquiera se concretan las bases sobre las que pueden sustentarlos y en qué medida les afectó negativamente el conocimiento público de unos hechos que reivindicaron con orgullo. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable