Sentencias

El dueño de un bar se libra de la cárcel por reproducir vídeos de Youtube

La Policía local denunció al propietario, pero la Audiencia de Madrid considera que no hay pruebas para demostrar que incumplía la ley de protección de datos

Bar.
photo_cameraBar.

La Sección 3ª de la Audiencia Provincial de Madrid ha revocado la condena de seis meses de prisión contra el titular de un establecimiento de hostelería por reproducir en su local vídeos musicales de Youtube.

El tribunal estima el recurso interpuesto por la defensa y considera que no ha quedado probada la ilegalidad de los archivos mediante un análisis forense del ordenador.

Los hechos se remontan a 2017, cuando la Policía Municipal de Madrid se personó en un bar del distrito de Hortaleza y, al comprobar que estaba amenizando con música de Youtube, incautó el ordenador portátil y formuló denuncia.

El Ministerio Fiscal interesó la condena del titular del establecimiento a un año de prisión como autor de un delito contra la propiedad intelectual.

El juzgado de lo penal número 20 de Madrid le impuso una condena de seis meses de prisión, inhabilitación para cargo público y una multa de 1.080 euros, además de indemnizar a la entidad estatal de gestión de derechos de autor, AGEDI-AIE.

La defensa interpuso recurso de apelación, alegando vulneración del derecho a la intimidad, ya que el ordenador que fue incautado por la Policía contenía toda la información personal, fotografías familiares y documentos del interesado; la nulidad de la prueba practicada con el aparato y la falta de acreditación de los supuestos perjuicios a AGEDI.

La Audiencia de Madrid ha dado en parte la razón al recurrente, ya que no considera suficiente para la condena el mero testimonio del agente de la policía local.

Éste afirmó que “a simple vista, podría haber varios miles de archivos ilegales” en el equipo, sin que en ningún momento se llegase a practicar siquiera un análisis pericial de dicho contenido. En consecuencia, el tribunal anula la sentencia, decretando la absolución del acusado.

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes