Sentencias

Un juez perdona una deuda de casi un millón de euros

Un empresario de Barcelona quebró por los impagos de sus clientes y terminó debiendo 873.000 euros a doce proveedores

Dinero en efectivo.
photo_cameraDinero en efectivo.

Según ha podido saber Confidencial Judicial, el juzgado de lo mercantil número 7 de Barcelona ha dictado un auto concediendo el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI) ante un caso de sobre endeudamiento, liberando al concursado de una deuda que ascendía a 873.589 €.

Se trataba de C.C.B., vecino de Montgat (Barcelona), cuya empresa sufrió pérdidas debido al aumento de morosidad de sus clientes, una situación que le llevó a la quiebra y sin capacidad para afrontar los pagos pendientes con doce acreedores con su nómina, de 1.048 euros netos.

Según ha sabido ECJ, las deudas habían sido contraídas con Coexu (préstamo personal y tarjeta de crédito), BBVA (préstamo personal), General Electric (tarjeta de crédito), Catalunya Caixa (préstamo), Bancaja (préstamo), ALD Automotive (préstamo), CaixaBank (hipoteca), Banco Santander (préstamo), Banco Sabadell (préstamo), Comercial de Maquinaria (crédito) y Cetelem Lindorff (préstamo personal).

El juez ha tomado la decisión según la llamada ley de segunda oportunidad, que entró en vigor en 2015. Establece que el deudor debe presentar el acuerdo extrajudicial de pagos ante un notario, si es persona física no empresario, o en el registro mercantil, si se trata de autónomos y personas jurídicas.

Ley de segunda oportunidad

Desde ese momento, no se pagan más intereses de los créditos ordinarios y se paralizan todas las acciones judiciales habidas y futuras (ejecuciones y procedimientos civiles en curso).

Esta legislación permite exonerar a particulares y autónomos del pago de deuda a acreedores siempre que se demuestre que previamente el deudor ha actuado de buena fe, así como intentado un acuerdo con los acreedores para aplazar la deuda, fijar un calendario de pago inferior a diez años o pagarla mediante la cesión de bienes.

Si no se logra dicho acuerdo, pueden solicitar un concurso de acreedores con la mediación de un juez y solicitar ante el tribunal la exoneración de la deuda parcial o total.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo