Sentencias

Un juez rebate a la Seguridad Social y concede la invalidez a un empleado con brotes psicóticos de agresividad

El INSS alegaba que el trabajador se había recuperado de la depresión que padecía y le negaba la pensión vitalicia

Ministerio de Trabajo.
photo_cameraMinisterio de Trabajo.

El juzgado de lo social nº2 de Gerona ha dictado una sentencia en la que concede la incapacidad laboral absoluta para todo tipo de trabajo a un mozo de almacén con fuertes brotes de agresividad por su grave enfermedad psiquiátrica.

M.A.D.T., de 52 años, sufre desde hace años una severa patología psiquiátrica. Por este motivo, en agosto de 2014 el Instituto Nacional de la Seguridad Social le declaró en situación de incapacidad total para su profesión  habitual.

Sin embargo, en noviembre de 2016 el propio INSS inició de oficio un expediente de revisión de grado. Consultó a la Subdirección General de Evaluaciones Médicas de la Generalitat, quien determinó que el paciente sufría un "trastorno depresivo mayor con síntomas psicóticos, estimando "una confirmación de grado o baremo". Pese a ello, en febrero de 2017, el INSS resolvió que "el paciente ha mejorado de sus lesiones, por lo que no procede pensión alguna" a partir del 1 de marzo de ese año.

Ante la decisión, el Tribunal Médico, representante legal del demandante, decidió llevar el caso a los tribunales, solicitando ahora la incapacidad absoluta por agravamiento de sus patologías. Presentó informes médicos aportados por el gabinete jurídico, que aseguraban que M.A.D.T. padece un trastorno depresivo mayor sobre fondo psicótico que se caracteriza por crisis de agresividad, acompañado de un deterioro cognitivo leve-moderado, así como una lumbalgia secundaria a un proceso degenerativo.

Además, afirmó ante el juez que el demandante tiene reconocido por el Departament de Benestar Social y Familia de Generalitat un 69% de grado de discapacidad y el grado 1 de dependencia.

Con todo ello, el juez ha determinado que queda constatado "un importante deterioro en la salud del demandante, que en la actualidad padece una patología psiquiátrica severa diagnosticada por un facultativo de los servicios públicos de salud que le anulan capacidad alguna de trabajo o su incorporación al mundo laboral", por lo que procede estimar la solicitud del demandante.

De esta manera, ha concedido a M.A.D.T. la incapacidad absoluta para desempeñar cualquier trabajo y condena al INSS a abonarle una pensión vitalicia del 100% de su base reguladora, esto es, 859 euros, con fecha de efectos 1 de marzo de 2017.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo