Sentencias

La Junta de Castilla y León pagará 500.000 euros por diagnosticar tarde una hemorragia cerebral

La paciente acudió al hospital de Salamanca 3 veces en 5 días y solo se le hizo un TAC en la tercera visita

EuropaPress_2790665_govern_abre_segundo_hospital_penitenciario_carcel_brians_sant_esteve
photo_camera EuropaPress_2790665_govern_abre_segundo_hospital_penitenciario_carcel_brians_sant_esteve

 El TSJ de Castilla y León ha condenado a la Consejería de Sanidad de Castilla y León a pagar la suma de 486.881,07€ más el interés legal de dinero desde 2016 por las consecuencias derivadas de un diagnóstico tardío de una hemorragia cerebral. La paciente acudió al hospital de Salamanca 3 veces en 5 días y solo se le hizo un TAC en la tercera visita.

La primera vez que se personó en el Servicio de Urgencias del Hospital Virgen de la Vega, el 28 de enero de 2016, fue trasladada a la Unidad de Soporte Vital Básico desde su domicilio, presentando una fuerte cefalea frontal y sensacion de inestabilidad. 

Se diagnosticó vértigo posicional paraxístico benigno y cefalea inespecífica, pautándose tratamiento acorde al diagnóstico emitido, siendo dada de alta ese mismo día. 

Tres días después acudió de nuevo a urgencias, con inestabilidad y cefalea. Fue diagnosticada de migrañas. Al día siguiente volvió y se le realizó un TAC cerebral con contraste intravenoso. Dicha prueba permitió constatar aumento de densidad en el espacio interhemisférico anterior de tamaño milimétrico y, al aplicarse el contraste en fase arterial, se visualizó lesión de aproximadamente 7 mm. de diámetro máximo, compatible con aneurisma con probable dependencia de arteria comunicante anterior. Se emitió diagnóstico de cefalea y aneurisma de arteria comunicante anterior con hemorragia subaracnoidea, siendo ingresada en la UCI.

Ese mismo día se procedió a la realización de arteriografía y al constatar la existencia de vasoespasmo a nivel de ambas arterias cerebrales anteriores y cerebral media izquierda se intentó realizar una embolización. Durante el intento de embolización se produjo un aumento del vasoespasmo y trombosis a nivel de M1. Se realizó trombolisis mecánica, retirada de coil y del catéter de ACA con posterior infusión de nimodipino. Tras el episodio, no se objetivaron defectos de repleción trombóticos ni extravasación de contraste, pero si un marcado enletecimiento del paso de contraste, por lo que se decidió suspender la embolización y realizar un TAC craneal. Tras su práctica, se objetivó edema cerebral difuso bilateral, y la paciente inició un deterioro clínico con bradicardia y midriasis bilateral.

Desde la UCI, se solicitó interconsulta con el Servicio de Rehabilitación, para inicio de tratamiento. Fue dada de alta el día 25 de febrero de 2016, dada la estabilidad clínica de la paciente, que mantenía situación hemodinámica y respiratoria, sin evolución desde el punto de vista neurológico, siendo trasladada a planta de Neurocirugía.

Permaneció ingresada hasta el día 27 de abril, en que fue dada de alta con una situación neurológica de coma vigil con ojos abiertos de forma espontánea y sin obedecer órdenes. 

Los informes periciales emitidos avalan que la tardía realización de las pruebas ha agravado las consecuencias de la hemorragia. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes