Altos Tribunales

División en el Supremo por los escritos de las acusaciones sobre el 1-O

La disparidad entre los escritos de calificación de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado han molestado a algunos magistrados, mientras que otros lo encuentran normal

Oriol-Junqueras-Audiencia-Nacional_ECDIMA20171102_0006_52
photo_camera Oriol Junqueras.

Los escritos de calificación de los hechos de las acusaciones del 1-O ya están en manos del Tribunal Supremo; en concreto, en la Sala Segunda, de lo Penal, que es la que juzgará a los ex consellers por la organización del referéndum.

Según ha podido saber Confidencial Judicial, las diferencias entre los tres escritos (de la Fiscalía, la Abogacía del Estado y Vox como acusación particular) ha generado malestar en algunos magistrados de la Sala. Argumentan que las versiones son muy distintas entre sí y que esto tendrá como consecuencia la celebración de un juicio, cuanto menos, poco tranquilo.

Fuentes consultadas por ECJ afirman que, pese a que no es frecuente que las acusaciones coincidan en su totalidad en una causa, sí suelen hacerlo en las líneas básicas de sus escritos. En este caso, sin embargo, el abogado del Estado pide que se juzgue a los líderes independentistas por sedición y desobediencia, y por conexidad, por malversación, lo que disminuye las penas hasta un máximo de 14 años de prisión.

Por otro lado, la Fiscalía ha incluido el delito de rebelión, además del de desobediencia y malversación, y ha pedido 25 años de cárcel para Oriol Junqueras. Por último, Vox solicita 30 años de prisión para los ex consellers por un delito de rebelión, además de desobediencia al TC y malversación.

Esta disparidad obligará al tribunal, compuesto por los magistrados Manuel Marchena, Andrés Palomo y Ana María Ferrer, a dirigir unas sesiones en las que hasta las acusaciones estarán divididas, sumándose a las previsibles desavenencias de las defensas. Las fuentes consultadas por este confidencial afirman que algunos magistrados de la Sala deseaban unas vistas lo más calmadas posibles, "a lo que no ayuda que las propias acusaciones vayan cada una por su lado".

Sin embargo, esta no es la opinión general del Supremo ni de la Sala Segunda. Otros magistrados ven "normal" que cada organismo acuse por los delitos que considera y que diferir entre ellos no tiene por qué significar que las vistas vayan a ser broncas. Está previsto que el juicio del 1-O se inicie en enero.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?