Sentencias

Un autónomo consigue la invalidez por lumbago

El TSJC quita la razón a la Seguridad Social y considera que las dolencias del trabajador “le limitan para valerse por sí mismo”

Silla de ruedas.
photo_camera Silla de ruedas.

El TSJC ha concedido la invalidez a un autónomo por padecer problemas de movilidad a causa de una lumbociática severa.

De esta manera, el Alto Tribunal ha ratificado la sentencia del juzgado de lo social número 14 de Barcelona de diciembre de 2017 que fallaba a favor del trabajador.

A la vez, el TSJC desestima el recurso del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), que impugnó el fallo alegando que “el actor no ha agotado los tratamientos terapéuticos, no estaba de baja en el momento de iniciar la solicitud y no se demuestra la imposibilidad o dificultad para realizar los actos más esenciales de la vida”.

De profesión traductor autónomo, este vecino de Barcelona padece una comprensión severa del nervio ciático izquierdo que le provoca intensos dolores al moverse, necesitando de una silla de ruedas eléctrica para su vida cotidiana.

Además, padece un trastorno mixto de personalidad con sintomatología ansiosa depresiva cronificada.

Por todo ello, el Departament de Treball, Afers Socials i Famílies de la Generalitat le reconoció en julio de 2015 el 75% de grado de discapacidad.

Algo que finalmente ha reconocido el TSJC, según el cual las patologías padecidas “le limitan objetivamente a valerse por sí mismo, precisando ayuda de una tercera persona, aunque quizá no en el ámbito de su domicilio donde ha aprendido habilidades adaptativas, pero sí para llevarle a dicho domicilio alimentos y demás objetos necesarios para su subsistencia, para supervisar sus actuaciones y para asistirle fuera de su entorno protegido”.

Además, el Alto Tribunal ha confirmado la pensión vitalicia de 1.300€ mensuales más el complemento de gran invalidez.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?